¿Cuáles son las barreras que no te permiten saber si tienes hepatitis C o acceder al tratamiento si la tienes?

30-Dec-2018

Bogotá.-“Encontremos a los miles que faltan. Es hora de diagnosticar, tratar y curar”. Este fue el mensaje que compartió con las comunidades el Ministerio de Salud de Colombia, el 27 de julio de 2018 en el Día Mundial de las Hepatitis Virales.

 

Diagnosticar, tratar y curar es la ruta que permitirá alcanzar la meta trazada por la Organización Mundial de la Salud (OMS): eliminar las hepatitis B y C para 2030.

 

El propósito de la OMS implica reducir la incidencia de las hepatitis a 900 mil casos para 2030 (actualmente esta enfermedad registra entre 6 millones y 10 millones de casos). También requiere disminuir la mortalidad anual por causa de hepatitis crónicas de 1.4 millones de muertes a 500 mil.

 

Para lograrlo se deben hacer cambios radicales en la respuesta y dar mayor prioridad a la enfermedad, en el marco de la salud pública.

 

En Colombia, el Ministerio de Salud estima que cerca de 325 mil personas pueden estar infectadas con hepatitis C y no lo saben*
 

 

El estado actual de la ruta para encontrar a esos miles que faltan.

 

Con el propósito de hacer un diagnóstico sobre el estado actual de la ruta que permitirá encontrar a quienes viven con hepatitis C en Colombia y no lo saben, “encontrar a esos miles que faltan”, la campaña Regálate Un Minuto realizó un estudio sobre las barreras que encuentran las comunidades para acceder al diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad.

 

Félix Martínez Martín, director de la Fundación para la Investigación y el Desarrollo de la Salud y la Seguridad Social (FEDESALUD), quien dirigió el estudio, señaló que el trabajo de análisis se fundamentó en los contenidos del Plan Nacional de Control de las Hepatitis Virales 2014 – 2017 que se encuentra en proceso de revisión y ajuste para los próximos años.

 

Martínez Martín detalló los principales hallazgos del estudio, en relación con el acceso al diagnóstico de la hepatitis C y su tratamiento.

 

¿Qué barreras se identificaron?

  1. La falta de información hacia la ciudadanía y hacia las entidades territoriales no facilita el acceso al diagnóstico oportuno de la hepatitis C.
     

  2. No hay suficiente oferta del diagnóstico y la ciudadanía debe saber que tiene derecho a conocer su diagnóstico en hepatitis C.
     

  3. Las medidas adoptadas por el gobierno para facilitar el acceso al tratamiento de la hepatitis C están orientadas al régimen contributivo y no facilita el beneficio a quienes se encuentran vinculados en el régimen subsidiado.
     

  4. Las sucesivas reformas a la salud han debilitado el rol de las autoridades sanitarias departamentales y municipales. Se ha perdido la obligación de los aseguradores (EPS) de reportar a estas autoridades los casos de hepatitis.
     

  5. La atención primaria, eje fundamental del modelo de Atención Integral en Salud, pierde su dimensión intersectorial al reducirse el aseguramiento a la atención de la enfermedad por demanda.
     

  6. El Sistema de Salud pregona la atención primaria y la prevención como estrategias centrales de su gestión, pero dedica la mayoría de los recursos a tratamientos de mayor complejidad.
     

  7. La búsqueda de casos en poblaciones de riesgo* es excepcional y limitado a los esfuerzos de organizaciones de la Sociedad Civil que enfrentan la inseguridad de que aquellos pacientes con diagnóstico positivo reciban el tratamiento.
     

  8. La selección de pruebas para el diagnóstico tiene retrasos que afecta el tamizaje en las poblaciones en riesgo.
     

  9. Las rutas y guías de atención han sido expedidas de manera poco coordinada y obedecen más a consideraciones políticas que a las necesidades técnicas y epidemiológicas. Por ejemplo, la compra centralizada de medicamentos antivirales de acción directa (AAD).
     

  10. Cambios en el esquema de tratamiento con medicamentos AAD, motivados por las decisiones de adquisición del Ministerio de Salud, según conveniencias administrativas temporales.
     

  11. La inequidad entre los regímenes Contributivo y Subsidiado es una característica de la compra centralizada de AAD, favoreciendo al régimen Contributivo, mientras que en el Subsidiado se encuentran los grupos de población con mayor riesgo* y vulnerabilidad.

 

¿Cuáles son las propuestas para superar estas barreras?

  1. Un programa masivo de educación dirigido a la población general informando que la Hepatitis C es una enfermedad oculta y puede causar la muerte por cáncer hepático o cirrosis, pero que hoy es curable y fácilmente tratable con nuevos medicamentos. Los grupos de riesgo deben solicitar ante las direcciones territoriales y EPS la práctica de la prueba de diagnóstico e iniciar el proceso de tratamiento, en caso de resultar positivos.
     

  2. Aplicación estricta por parte de las direcciones territoriales y las EPS de la normatividad recién expedida sobre la Ruta Integral de Atención para la Promoción y Mantenimiento de la Salud, que incluye el tamizaje para Hepatitis C en los grupos de riesgo definidos. También incluye participación y concertación de todos los actores sociales, a nivel territorial.
     

  3. Garantía de acceso al tratamiento de la Hepatitis C con medicamentos pangenotípicos, eliminando la inequidad entre los regímenes Contributivo y Subsidiado. Esto incluye a personal de salud calificado e instituciones de salud con capacidad operativa.

 

Sangre Segura

 

El estudio resalta el avance significativo que se registra en relación con la sangre segura desde 1993, cuando se expidió el Decreto 1571 que reglamenta parcialmente el Título IX de la Ley 09 de 1979 en relación con el funcionamiento de establecimientos dedicados a la extracción, procesamiento, conservación y transporte de sangre total o de sus hemoderivados, se crea la Red Nacional de Bancos de Sangre y el Consejo Nacional de Bancos de Sangre.

 

Se estima que la red nacional de laboratorios y bancos de sangre aseguró desde 1996 que toda la sangre utilizada en las instituciones de salud ha sido sometida a pruebas para descartar la infección por el virus de la hepatitis C.

*Las poblaciones más vulnerables a esta infección son las personas que recibieron transfusiones antes de 1996, las personas que llevan tatuajes / piercings y las personas usuarias de drogas inyectables.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Las pruebas rápidas para diagnóstico temprano de hepatitis C llegan al entorno comunitario

2-Sep-2020

1/10
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo